En Shanghái, el pasado 1 de mayo, abrió la Exhibición de la Cultura Nupcial, que mostró al público interesado la evolución del matrimonio en China desde la Dinastía Qing (1644-1911) hasta nuestros días. Aunque actualmente las parejas combinan rituales occidentales y chinos en sus matrimonios, algunas costumbres del gigante asiático, como pedir el consentimiento de los padres y que los novios no se vean hasta el día de la boda, todavía están presentes.

Según un reporte de Cao Chen para el diario China Daily, la Exhibición de la Cultura Nupcial contó con tres secciones: sistema de registro matrimonial, costumbres nupciales y preceptos familiares. Más de 100 elementos, incluyendo fotografías, certificados de matrimonio de distintas épocas y dotes familiares, fueron expuestos.

En el pasado, señala la publicación de China Daily, si una familia quería que su hijo deposase a una mujer, invitaba a una casamentera y le expresaba sus intenciones. Luego se consultaba a una adivina para determinar la fortuna de ese posible matrimonio. Esto estaba vinculado, por supuesto, a la arraigada creencia que tenían las familias en el horóscopo chino.

Si la adivina expresaba que el matrimonio tenía posibilidades de éxito, el joven debía presentar regalos a la mujer, lo que significaba el respeto que él sentía por ella y que estaba dispuesto a darle una buena vida. ¿Qué regalos podía ofrecer? Joyas preciosas, vestimentas e incluso alimentos. Si finalmente el matrimonio se organizaba, la casamentera recibía regalos también.

¿Qué hacían las familias antes y durante la boda? El día previo a la celebración, la familia del novio visitaba la casa de su futura nuera. Antes de este encuentro, la dote de la novia ya debía haber sido despachada a la vivienda del novio.

Es importante notar en estas antiguas tradiciones el gran peso que tenían las familias y la comunidad en las uniones matrimoniales.

¿Cuáles son las costumbres actuales en las bodas chinas?

Los votos de matrimonio, actualmente, no se realizan en la celebración a la que están invitados los amigos de la familia. Oficialmente, los votos deben manifestarse en una oficina del gobierno local, donde los novios también firman las actas de su unión.

Las invitaciones a las bodas chinas son enviadas en sobres rojos similares a los que utilizan los asistentes para regalar dinero a los recién casados.

Como en otras partes del mundo, los chinos desean tomar muchísimas fotos cuando celebran sus bodas. Es común, también, que haya un álbum preparado con imágenes de la pareja tomadas en distintas partes de la ciudad. Muchos turistas se sorprenden al encontrar parejas chinas, ataviadas con trajes tradicionales, en las calles de las grandes ciudades, sobre todo en primavera, para hacer estas sesiones fotográficas.

Los colores más utilizados durante las bodas son el rojo y el dorado. A más de un occidental le sorprende no encontrar tantos vestidos blancos, pero eso se debe a que en China el blanco se asocia con los funerales. El rojo representa honor, fertilidad, felicidad, éxito, lealtad y unidad. ¿El dorado? Fortuna y abundancia.

¿Qué sería una boda sin comida y bebida? Como cada región de China tiene sus propias recetas, normalmente las familias preparan lo mejor de la gastronomía local. Sin embargo, es usual que se ofrezca langosta, pollo, pato asado, tallarines, varios tipos de pescado, etcétera. Por supuesto, el licor tradicional, el baijiu, está siempre en las mesas.

Nuevos matrimonios en China

Desde 1980, aproximadamente, ha crecido el número de parejas que realizan “matrimonios desnudos” (裸婚), que son uniones que no poseen, en verdad, un sostén económico sólido para desarrollar su hogar. Popularmente se dice que estos matrimonios carecen de casa, auto, anillo y ceremonia.

Representan una forma frugal de vivir. Las personas que los hacen persiguen, sobre todo, un amor puro que no esté basado en posesiones materiales.

Estas prácticas son innovadoras y contrarían las tradiciones que durante siglos se han mantenido en el país.

Matrimonios entre chinos y extranjeros

Una pareja conformada por una persona china y otra extranjera, si desea casarse, debe ir a una oficina de registro y presentar una solicitud formal.

La persona china debe dar en el registro un certificado de soltería, un certificado de nacimiento, el registro de su hogar, un certificado de salud y una carta de sus padres para autorizar el matrimonio. La persona nacida en el extranjero debe entregar una copia de su pasaporte, permiso de residencia, certificado de salud, tres fotografías de la pareja y un certificado que posibilite el casamiento.

Básicamente, la oficina de registro de matrimonio necesita un documento que garantice que la persona extranjera no está casada en su país de origen. Cada gobierno extranjero tiene su propia versión de este tipo de formulario con sus propios requisitos para obtenerlo. Las parejas necesitarán consultar el sitio web de la embajada del país de origen de la persona extranjera  para obtener detalles sobre cómo obtener este tipo de certificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here