¿Qué tipos de compañías puede crear un extranjero en China?

0
499

China es hoy en día fundamental para el comercio mundial. Este país es la segunda economía más grande del planeta en términos de su producto interno bruto, ha mantenido desde la década de 1980 altas tasas de crecimiento y ha presentado un acelerado aumento del consumo interno.

Si se considera que además es la nación más poblada del globo,  se puede decir que el mercado chino es atractivo e intimidante para los inversionistas extranjeros.

El régimen económico en China es denominado por las autoridades gobernantes como “economía de mercado socialista” o “socialismo con características chinas”, en el cual se respeta la propiedad privada y se estimula la participación de capitales internacionales.

Las personas naturales y jurídicas que tienen la posibilidad de entrar en China suelen dudar acerca de cuál es la mejor forma de hacerlo. En la presente entrega se explica cuáles son las formas más usuales en las que los capitales foráneos ingresan al mercado chino y los pasos generales para llevarlo a cabo.

Tipos de compañías extranjeras en China

  • Las sociedades de capital entre China y un agente foráneo (合资) son empresas conjuntas que se forman con capital tanto de organizaciones chinas como extranjeras, las cuales comparten los beneficios y pérdidas de acuerdo a la distribución de las acciones. Generalmente el capital de la parte extranjera debe ser igual o superior al 25% del total invertido. Los aportes del socio extranjero pueden ser en moneda o en propiedades y bienes. Esta opción es atractiva para inversionistas que aspiren a permanecer en el largo plazo en China porque cuentan con el apoyo de un socio local que conoce el mercado.
  • Las empresas mixtas de cooperación chino-extranjera (合资) son sociedades que se establecen mediante un contrato de cooperación que determina las condiciones, derechos, obligaciones, distribución de ganancias, responsabilidades en caso de daños, administración y términos de finalización de contrato para el momento en el que expire la cooperación. Normalmente la parte extranjera aporta el capital, la tecnología, el modelo de negocio y equipos, mientras que la parte china pone el derecho de uso de la tierra, inmuebles y alguna cantidad de capital. Es una opción semejante a la anterior, pero presenta algunas diferencias: hay mayor flexibilidad legal y el socio extranjero puede recuperar, bajo condiciones previamente acordadas, su capital antes del fin de la cooperación.
  • Las empresas de propiedad totalmente extranjera (外商独资企业) son compañías, emprendimientos y otras organizaciones económicas en el territorio chino que, luego de cumplir con las leyes que regulan este tipo de inversión, adquieren personalidad jurídica y son reconocidas como empresas de responsabilidad limitada (LLC, por sus siglas en inglés). Esta forma de inversión es altamente popular porque garantiza a los empresarios un mayor control sobre el negocio.
  • Las oficinas de representación suelen ser el paso inicial que toman las empresas extranjeras cuando desean ingresar en China. Estas oficinas pueden hacer investigación de mercado, publicidad de productos y servicios, actividades de enlace, cooperar en procesos de compra y venta, pero no pueden firmar contratos, recibir ingresos, facturar ni emitir recibos de impuestos. Una oficina de representación es la extensión de una persona jurídica extranjera y no se constituye como persona jurídica en sí.

Existen otras formas de inversión, sin embargo, las mencionadas son las más populares y las que usualmente utilizan los empresarios extranjeros.

¿Cómo crear la compañía en China?

Factores como el tipo de inversión, el sector económico en el que se invierta, la cantidad de capital y la región de China en la que se ubicará la empresa generarán diferentes condiciones legales que deberán ser cumplidas. Los requerimientos que pueden variar son la cantidad mínima de capital a entregar, los documentos a tramitar y la adquisición de licencias ante autoridades nacionales y locales.

Lo primero que hay que hacer es revisar en la página web del Ministerio de Comercio de China (MOFCOM, por sus siglas en inglés) si el sector en el que se desea invertir ha sido recomendado por los funcionarios, ha sido limitado o quedó complemente prohibido. Los sectores prohibidos son aquellos en los que el Estado desea preservar el control de las actividades y los recomendados son aquellos que requieren la participación foránea.

El Catálogo de industrias para orientar la inversión extranjera (2017) está actualmente en la página web del ministerio y en él se puede leer que fueron recomendadas las inversiones en las industrias farmacéutica, agrícola, ganadera, pecuaria, minera, deportiva, textil, cultural, etcétera. La inversión extranjera en actividades como la fabricación de armas y municiones, el control del tráfico aéreo, servicios postales, producción de papel moneda, investigación en tratamientos genéticos,  venta de tabaco, encuestas sociales, etc. quedó prohibida.

Una vez que se ha decidido el sector y el enfoque del negocio, empieza el proceso de formación de la empresa. Es necesario dar varios pasos hasta el éxito de la operación.

  • Certificar un nombre. El nombre de la empresa con caracteres chinos debe ser autorizado primero ante las autoridades de comercio e industria locales para evitar inconvenientes. El nombre de la persona jurídica debe incluir la división administrativa (región), el nombre propio de la empresa, una indicación de la industria (la actividad de la empresa) y la forma de organización. Se debe evitar utilizar nombres que lesionen intereses nacionales de China y otros que causen confusión.
  • Asociarse con accionistas calificados. Si hay inversores chinos, estos deben ser empresas u organizaciones económicas legalmente establecidas.
  • Tener las contribuciones mínimas necesarias en formas permitidas por la ley. Los accionistas pueden hacer contribuciones con dinero, equipos, derechos de propiedad intelectual, derechos de uso de la tierra, patrimonio y otros activos no monetarios. En este mismo apartado se debe establecer la estructura administrativa y gerencial de la compañía de acuerdo a las contribuciones realizadas.
  • Redactar los Artículos de Asociación de acuerdo a la ley. Este documento describirá los propósitos de la empresa, su estructura, el modelo de negocios, etcétera. Si llega a existir alguna discrepancia entre lo escrito en los documentos de asociación y las leyes vigentes o futuras en China, las leyes prevalecerán.
  • Establecer la sede legal con un certificado de propiedad. El propósito de la propiedad inmobiliaria deberá ser coherente con el que tiene la empresa que se registrará.
  • Presentar documentos que garanticen el capital registrado y el monto total de la inversión. Es necesario declarar tanto el dinero que se tiene al momento de iniciar las operaciones como aquel que se usará con préstamos en el futuro.
  • Realizar un estudio de viabilidad que demuestre el plan de negocios y sus posibilidades de éxito.

Con todos estos documentos y la guía de un asesor legal en China, se puede proceder a solicitar un certificado de negocio ante las autoridades del Ministerio de Comercio y la Administración Estatal del Industria y Comercio, o ante sus oficinas municipales. El proceso de aprobación del certificado puede demorar hasta tres meses o más.

¿Cómo garantizar el éxito de tu compañía en China?

Lo que aquí se ha expuesto es solo una pequeña muestra de los complejos procesos que incluye la formación de una compañía en China, pero no se mencionaron otras actividades que acompañan este tipo de situaciones: apertura de cuentas bancarias, pago de tributos, contrataciones y conocimiento del régimen laboral, etcétera.

Ofrecemos, para todo eso, el contacto de MODAN Consulting, una compañía localizada en Shanghái y dirigida por personal latinoamericano que sirve a empresarios hispanohablantes en áreas de investigación de mercado, comunicación, asesoría legal, transporte de productos, importación y exportación y más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here