Malena Mandiola: una artista que convierte la cotidianidad en belleza

0
438

Por Paulina Herrán

Malena Mandiola busca la belleza en las cosas cotidianas y con ellas, cuenta historias de su país y del mundo que ha recorrido. Esta artista argentina ha aprovechado sus largas estancias en México, Francia, Perú y China -acompañando a su esposo, Felipe Gardella, Cónsul General Adjunto de Argentina en Shanghái- para recoger información valiosa que le permita crear una obra que comunique sus experiencias. En septiembre dejará sus clases de chino y caligrafía, la práctica del Tai Chi y los juegos de Mahjong para partir a Tokio, donde su esposo tiene una nueva misión como diplomático.

 

Malena de Gardella 2014 (1)
La artista argentina Malena Mandiola

Malena se inició en el mundo del arte al ingresar a la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires (IUNA), en donde se formó como profesora de dibujo y pintura. Pero su primer acercamiento fue desde muy niña, época de la que recuerda estar rodeada de lápices, arcilla, papeles de colores, tijeras y pegamento. Para las creaciones artísticas, ella emplea materiales que elige según las necesidades del proyecto que emprenda: lápiz, carbonilla, óleo, acrílico, madera, metal, grabado y demás. “Actualmente, en el proyecto que estoy realizando en Shanghái, estoy trabajando con telas como la seda, algodón y fieltro», dice Malena.

 

abrazo -alta
«Abrazo»

 

Ella ha tenido la oportunidad de exponer su obra al público en Buenos Aires, México, Paris y Lima, pero siempre tuvo la intención de exhibir en Shanghái y tener un feedback de su actual proyecto: «Reunir, enlazar, anudar, arrimar, hilvanar». En sus palabras, ella explica de qué se trata su obra y en qué se ha inspirado para llevar a cabo este proyecto:
“Sobre una base documental realizada a través de una casi exhaustiva búsqueda, surgieron unos conceptos que fueron dirigiendo el comienzo de una serie de trabajos, previo a mi viaje y estadía en China (viaje que se dio con posterioridad y ajeno a mi voluntad).
Pese a que nadie escapa a la capacidad anticipatoria del arte, la realidad china me sorprendió y golpeó, al replicar fragmentariamente mi imaginario. Ante esta situación, no fue fácil superar la parálisis productiva que sobrevino.

 

gorditos 01
«Multitud»

Abundancia-carencia, lujo-austeridad, luces-sombras, tradición-modernidad… en definitiva los contrastes, que es una de las características más sobresalientes de la sociedad china actual. Llegando a Shanghái, durante meses, me dediqué a caminar las calles y a fatigar el transporte público. Me sorprendí varias veces al encontrar las imágenes alguna vez dibujadas. Observé, tomé algunos apuntes y muchísimas fotos que luego clasifiqué y archivé. Lo escalofriante fue que a pesar de la inmersión en otra cultura, habían cosas que no me eran del todo ajenas. Sin embargo, no paraba de hacerme preguntas… ¿Qué hay detrás de esos muros de caracteres, de esos muros sonoros, de esos muros humanos y mecánicos (tráfico, pantallas, torres, elevadores)? El shock cultural es fuerte: olores, colores, comidas, vestimenta, luces…

 

cogaditos -alta
«Almas»

Mucha información (ya sospechada por mí), tropezando a cada paso con novedades y coincidencias. Todo me era tan ajeno y tan conocido… ¿Había pertenecido yo a esta familia? ¿Qué podría surgir de este reencuentro? ¿Cuánto hacía que venía preparándome para él?
En mis intensas caminatas fui descubriendo elementos que se repetían: telas, piedras, muebles, paletas, brillos, luces, perlas… Fui adquiriendo aquí y allá objetos, que a la hora de ponerme a trabajar tuve la necesidad de intervenir. Y en algún momento, sin darme cuenta, empecé a hilvanar, casi naturalmente las ideas que había tejido antes de llegar aquí, con las que actualmente me inspiro.”
La cotidianidad de un objeto
A partir de un objeto, un tradicional y popular banquito, xiao deng zi, Malena hilvanó historias de su país con las historias chinas; las vivencias de infancia con las actuales, hermanadas unas y otras entre telas, colores, diseños…
Su proyecto se basa en este elemento de uso frecuente, el que define de esta manera:

 

banquito 02
«Banquito»

小 凳子 :
xiao (pequeño) deng zi (banco)
Recorriendo las calles de las ciudades y los pueblos encontramos banquitos a cada paso. El banco reúne tradición y modernidad. Pasado y presente. Los banquitos son:
Actividad/ Descanso.
Soledad/ Compañía.
Reunión. Confianza. Hermandad.

 

 

Bancos viejos/ nuevos.
Bancos sanos/ rotos, sufrientes.
Bancos solos/ acompañados.

 

eugenia y pascuala -alta
«Eugenia y Pascuala»

 

Bancos
que invitan,
que esperan,
que se aburren,
Bancos reunidos
que dialogan,
que juegan,
que se divierten.

 

 

Tal como expresa la artista, «el banco me permite contar lo que veo a cada paso, lo diferente, los contrastes, lo divertido, lo que me sorprende, lo que me maravilla, lo que me disgusta. Me permite imaginar lo sucedido: la historia; lo vivido: las historias… Me traduce una lengua misteriosa. El banco que elegí es un banco popular, que está presente en la vida cotidiana, tanto en la ciudad como en los pueblos del interior. Los hay de diferentes tamaños, pero los que más abundan son los pequeños. Son banquitos multiuso, para toda ocasión: a la hora de cocinar, comer, coser, descansar, reunirse, jugar. Los banquitos están solos, juntos, apilados, apoyados, invitando, esperando…. Lo llamativo es el tamaño tan pequeño. La población es de talla variada, sin embargo tienen la costumbre de sentarse ‘bajito'».

 

banquito frente -alta
«Banquito»

 

Es así como Malena recoge un objeto y su sentido «común» para transformarlo en una obra que explica toda la vida cotidiana de un país. Ahora su arte parte para Japón, donde empezará a explorar una nueva cultura y la exploración de nuevos elementos que la llevarán a desarrollar su arte en nuevos mundos.
Contacto: magamandi@gmail.com / malenamandiola.blogspot.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here