La inversión china entra a América Latina

0
442

Por Paulina Herrán, Revista Hola China

Como bien se ha visto en la última década, China ha aprovechado su inserción a la economía de mercado y a la entrada a la Organización Mundial del Comercio para expandir sus redes de inversión, complementario a la compra y venta de productos de toda clase -desde camisetas, maquinaria para la construcción y automóviles. A medida que se ha ido incrementando su inversión al exterior, China ha logrado convertirse en el segundo país en exportación de capitales del mundo. Durante la crisis financiera de 2007 y 2008, dicho índice representó un 8,5% de todo el capital exportado a nivel global. Es así como el país asiático ha escogido lugares estratégicos en los cuales dispone de su dinero para hacer negocios lucrativos y a gran escala, en particular en África y en América Latina.

AFRICA LATAM CHINA

 

Es así como el gobierno chino considera a América Latina y el Caribe como una de las zonas más importantes de inversión al exterior. Justamente, como se señala en el Documento sobre la Política de China hacia América Latina y el Caribe emitido en 2008, el gobierno chino estimula y apoya a las reconocidas empresas chinas que se dirigen a América Latina y el Caribe a incrementar la cooperación en áreas como la manufactura, la agricultura, la silvicultura, la pesquería, la energía, la explotación de recursos minerales, la construcción de infraestructuras y los servicios. Al mismo tiempo, el gobierno chino le da la bienvenida a las empresas latinoamericanas que deseen invertir en el país. Según estadísticas de la CEPAL, China fue el tercer país de inversión directa en 2010 en ALC (9% de todo el capital extranjero que la región atrajo).

 

Las cifras reveladoras

 

Desde 2003 las inversiones en el continente latinoamericano reflejan una tendencia de acelerado crecimiento: 1.038 millones de dólares (2003), 6.466 millones (2005) y 8.469 millones (2006). Entre 2003 y 2009 las inversiones directas en ALC ocuparon un 29,7% del flujo total de las inversiones directas chinas en el extranjero, ubicándose solo por detrás de lo invertido en la región asiática. Pero fue en 2010 donde China invirtió la mayor cantidad de dinero en América Latina, lo que hizo que el flujo a esa región sumara 15.000 millones de dólares, cifra que llegó a los 10.100 millones en el año siguiente, y que representó un 16,8% de las inversiones chinas no financieras de 2011. Al mismo tiempo, las inversiones latinoamericanas en China fueron también incrementándose.

 

Hasta finales de 2011, el monto total acumulado de las inversiones sumaba unos 153.300 millones de dólares, un 13,1% de toda la inversión que llegó a China. Sin embargo, y a pesar de que los dos últimos años el crecimiento chino ha «menguado» (bajó a 7,4% el año pasado), nada indica que este flujo se va a detener. Vale la pena señalar que las grandes empresas estatales constituyen la principal fuerza en materia de inversiones chinas en América Latina. Según las estadísticas, entre 2000 y 2010 las inversiones directas de las empresas gubernamentales chinas representaron un 87%, mientras que las de las privadas, un 13%.

 

En el sector del petróleo sobresalen compañías transnacionales estatales como Sinopec, CNOOC y Sinochem, que colocaron grandes fondos en Brasil y Argentina; en el sector mineral, destacan CHALCO y China Minmetals Group en Perú y el Grupo Siderúrgico Wuhan en Brasil. Así mismo, China otorgó a América Latina y el Caribe 102.200 millones de dólares en préstamos entre 2005 y 2013, según un estudio realizado por Global Economic Governance Iniciative (GEGI) de la Universidad de Boston y del centro analítico Diálogo Interamericano. Más de la mitad de los prestamos iban dirigidos fundamentalmente a proyectos infraestructurales y a los sectores energético y de minería.

 

La estrategia de Beijing

 

China establece una fórmula en la que combina la compra a los productores latinoamericanos de materias primas con ganar una participación mayoritaria para tener un mayor control, al o que se une la fusión con compañías que ya están funcionando. Este desembarco se facilita por un sistema de flujos financieros de la banca estatal china que le permite a las compañías desembolsar grandes sumas y a los gobiernos de la región financiar inversiones sociales (vivienda, por ejemplo) o en infraestructura (carreteras, transporte, entre otros proyectos).

YUANES LATAM

Esta estrategia se revela al ver la manera en la que China se ha consolidado en el mundo: «Con el ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio en 2001 creció mucho el comercio y esto llevó naturalmente a un boom de la inversión. En vez de comprar el cobre de una empresa en América Latina, China decidió adquirirla o ganar una participación mayoritaria para tener un mayor control», tal como indica el investigador de GEGI Amos Irwin.

 

La inversión, país por país

 

Según observadores de estas tendencias, a pesar de que América Latina y el Caribe son importantes destinos para la inversión china, hay un desequilibrio en la distribución. La mayoría de las inversiones fluyen hacia las islas Caimán y Vírgenes de Gran Bretaña -dos paraísos fiscales- además de países como Brasil, Argentina, Perú, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Chile, entre otros, quienes mantienen mayores vínculos comerciales con China. No obstante, China invierte poco en México y América Central (con excepción de Costa Rica), aunque en los últimos dos años se ha registrado un rápido crecimiento de las inversiones en el país azteca. He aquí una revisión de los proyectos de inversión más notables en el continente:

 

Venezuela

CHINA VENEZUELA

A partir de 2007, la mayoría de los préstamos chinos los recibió Venezuela: 50.600 millones de dólares; esto indica que Venezuela es el primer destino que más inversiones chinas recibe. Las cifras muestran que, en particular, sus reservas de crudo representan el principal interés chino en el continente. En septiembre de 2013, la Corporación Nacional Petrolera de China (CNPC), la quinta compañía más grande del mundo por sus ingresos CNPC y gestora de Petrochina (la segunda petrolera mundial en términos de capital), anunció una inversión de 28.000 millones de dólares para un nuevo proyecto en la Faja Petrolífera del Orinoco.

 

A este acuerdo se suma otro, valorado en 14.000 millones de dólares, entre el ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería de Venezuela, y la refinería más grande de China, la empresa estatal Sinopec. Otro gran proyecto es el Fondo Conjunto Chino Venezolano, dedicado al desarrollo de varios proyectos de infraestructura que en septiembre del año pasado recibió 5.000 millones de dólares. De igual manera, recibió créditos para el fondo de inversión bilateral de US$17.000 millones con prioridad para la inversión agrícola creado en 2007 y los US$4.000 millones otorgados en 2011 por el Banco de China para la construcción de viviendas.

 

Brasil

BRASIL CHINA

En Brasil opera principalmente Sinopec, la petrolera china más grande y la cuarta más grande del mundo según sus ingresos -que en octubre de 2010 adquirió el 40% de la petrolera española Repsol por US$7.100 millones. Un año después adquirió también el 30% de la petrolera portuguesa GALP por más de US$5.000 millones. El pico de préstamos a Brasil por parte de China fue alcanzado en 2009 con US$10.300 millones, de los que US$10.000 los recibió la petrolera brasileña Petrobras para el desarrollo de su producción petrolera offshore (actividades que la empresa traslada para construir fábricas o centros de producción en otro país). Pese a que desde entonces ha bajado considerablemente, es precisamente Brasil el país que recibe más inversiones chinas en el sector energético y la minería.

 

Argentina

9_argintina china 3

Después de Venezuela, Argentina es el segundo país que más préstamos acoge de China y el cuarto país que más inversiones recibe: US$14.100 millones. En los últimos años varios proyectos de infraestructura recibieron más financiación del país asiático que lo que ha recibido el sector energético. Se trata en particular de desarrollo de ferrocarriles, incluyendo el metro de Buenos Aires y los trenes de alta velocidad, que a partir del 2010 obtuvieron casi 14.000 millones de dólares. Así mismo, en Argentina opera la tercera mayor petrolera china CNOOC y opera Sinopec, que en 2010 adquirió la estadounidense Occidental Petroleum por US$2.450 millones.

 

Perú

Flag-Pins-China-Peru

A diferencia de los países anteriores, Perú no cuenta con extensas reservas de petróleo, pero es el tercer país latinoamericano que más inversiones recibe de China. No obstante, es la minería la que atrae la mayor parte de la inversiones chinas. Precisamente el consorcio chino MMG, junto con otros dos grupos chinos, adquirió a la compañía suiza Glencore Xstrata la mina de cobre Las Bambas por US$5.800 millones. Con esta y otras adquisiciones China logró el control sobre el 33% del sector minero peruano.

 

Con esto presente, si China sigue creciendo a la escala en la que lo ha hecho hasta el momento, seguirá requiriendo un enorme flujo de recursos que pueda invertir tanto en el consumo doméstico como en las exportaciones. Para ello, necesitará una fuente de recursos primarios, por lo que habrá una fuerte presión para la adquisición de dichos recursos. Es allí donde América Latina tiene todo por ofrecer, pero a la vez los países latinoamericanos buscan brindarle a China productos con valor agregado, para dejar de depender menos de la materia prima que envían.

 

Fuentes:

http://www.chinatoday.mx/eco/clae/content/2013-02/27/content_520909.htm

http://actualidad.rt.com/economia/view/127245-cuatro-pilares-inversiones-china-america-latina

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/05/140428_china_america_latina_inversiones_lp.shtml

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here