Una mirada al pasado

0
215

Por Emilio Bassil Amín*

Fue en mi temprana infancia cuando vi por primera vez Chinos en mi país. Me refiero a los que tenían un pequeño y modesto restaurante frente al que pasaba repetidamente camino de la escuela, solo notando los rasgos orientales de sus dueños y que de su local, ubicado justo al lado de una estación de policía, emanaban aromas especiales que aun quedan en mi memoria olfativa; pero sin que todavía yo alcanzara a entender como llegaron esos inmigrantes a Colombia cruzando medio mundo, porque a mi corta edad no imaginaba que pudieran haber zarpado desde tan lejos, saliendo desde el otro lado del planeta.

Poco tiempo después, conocí en casa de un tío a otro chino. Pero no estoy hablando de un personaje de carne y hueso, sino de una delicada figurilla de porcelana representando con lujo en detalles un artesano calvo; un anciano, sentado sobre un taburete, en plena faena de remendar un par zapatos viejos; había sido colocada sobre la mesa central de una sala reservada para invitados especiales o reuniones muy formales. Por lo general, casi no se entraba a ese espacio y las pocas ocasiones en que los menores de la familia lo hacíamos, alguien nos advertía una y otra vez: “Mucho cuidado!… No se acerquen al zapatero, ni lo toquen!” De manera tal que esas palabras rodeaban el adorno de un aura muy especial y misteriosa que despertaba en nosotros natural curiosidad …Ahora, tantos años después, no puedo evitar recordar a ese zapatero chino cada vez que aquí veo a alguien con una fisionomía parecida a la de aquel artesano.

 zapatero porcelana china

 

Un poco mas adelante, viviendo en El Líbano, me volví ferviente seguidor de todas las aventuras de “Tintín”, su perro “Milú” y  sus amigos de siempre, rodeados de otros tantos personajes de ficción. A través de una de ellas, “El loto azul”,   comencé a descubrir China, porque ahí transcurre la historia. La excelente calidad, el realismo y la precisión de los dibujos de su creador Hergé reflejaban muy fielmente el entorno y el ambiente en los que se desenvolvían todas las peripecias del eternamente joven reportero. Escenarios exactamente iguales he recorrido estando aquí. Algo que nunca había soñado en épocas de infancia.

tintin el loto azul

 

En aquellos mismos días, vi una película cuya trama giraba alrededor de una tragedia aérea en que un avión cae al mar. Entre los sobrevivientes, se cuenta un niño rescatado por pescadores japoneses y que mas adelante se pierde en Tokio…Por las historietas, el cine y las enciclopedias  empece a conectarme con Extremo-Oriente, sintiendo inevitable  atracción por todo lo relacionado con países lejanos, nuevos mundos y parajes exóticos que hicieran volar mi imaginación, así como las películas indias proyectadas en algunas salas de Beirut.

Entonces, influenciado por todas esas imágenes, se me dio por crear mis personajes de ficción: Con unos pocos trazos lograba dibujar fácilmente rostros de mujeres asiáticas de ojos rasgados y facciones angulosas.  Igualmente invente mis propios caracteres de caligrafía china que escribía sin la intención de expresar algo; solo por complementar un mundo de fantasía que ahora es puro realismo mágico oriental.

caligrafia4-300x200

 

En esa misma época, los Chinos estaban presentes desde hacia buen rato en Barranquilla (Colombia). Tenían granjas y hortalizas localizadas en predios actualmente urbanizados. De ellas, algunas subsisten. Cuando todavía no se contaba con los supermercados tan bien surtidos de ahora, las hortalizas eran una opción ideal  para  comprar verduras frescas a precios razonables y las idas eran perfectas ocasiones para gratos paseos familiares a la periferia de una ciudad donde ya era posible hacerse a una idea de lo que es Asia entrando a un restaurante decorado al estilo oriental, para ahí degustar, en mesas redondas dotadas de platón central giratorio, las versiones modificadas de algunos platos que mucho después he probado aquí en su recetas originales.

mesa redonda china

La colonia China también tenía importante participación en la muy tradicional “Batalla de Flores”, gran desfile inaugural del Carnaval de Barranquilla, sacando en cada versión del evento  una imponente carroza cuyo paso era esperado por el multitudinario publico asistente, porque casi siempre, hasta donde logro recordar, quienes las creaban lograban reproducir muy fielmente todo un apacible jardín oriental similar a tantos ya vistos en mi estadía aquí.

batalla de flores Bquilla

 

Volviendo al ayer, lejano o mas reciente, y repasando momentos ya vividos en nuestros respectivos países de origen, muy seguramente cada cual podrá  sacar a flote todos aquellos memorables instantes en que China estuvo presente, de una otra manera, en detalles o hechos sin relevancia, aparentemente. Pero es posible que hayan sido sencillas experiencias en que teníamos que haber detectado una premonición o descubierto una pista, tal vez una señal indicándonos que en el futuro la Divina Providencia o el Destino nos harían llegar a esta nación.

 

* Arquitecto Colombo-Libanés, se desempeña como profesor universitario.Vivió 7 años tanto en el Líbano como en China, donde aún esta radicado. Desde el 2012 colaborador de “Hola China”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here