¿A qué se parece este edificio?

0
222

Por Álex Anguera

El tercer rascacielos más alto del mundo está en Shanghai. Solo le superan la flamante Torre Burj de Dubai y la Taipei 101 de la capital de Taiwán. Todos en la metrópoli china conocen el imponente edificio, situado en el corazón del centro financiero de la ciudad, junto a la carismática y un poco más bajita Jin Mao. Su nombre es Shanghai World Financial Center (SWFC), sin embargo, no muchos sabrían decir dónde está el Shanghai World Financial Center (SWFC). En chino, inglés y español, el  Shanghai World Financial Center  (SWFC) fue bautizado por la sabiduría popular desde antes de su nacimiento como el “abrebotellas”.
El “abrebotellas” recibe su apodo por esa sorprendente forma, con un espacio trapezoidal abierto en sus últimos pisos. Ese espacio, unido al remate rectangular del edificio, le da un aspecto que cualquier cultura puede identificar con un típico abrebotellas.
Del piso cien cuelga un mirador de suelo transparente que hace las delicias y los sobresaltos de los turistas. Da la sensación de estar de alguna manera sobrevolando la ciudad, que queda chiquita allá abajo, casi medio kilómetro más abajo.
El agujero del “abrebotellas” estaba planificado desde el principio, pero llegó con polémica. En origen, el arquitecto estadounidense Kohn Pedersen Fox, encargado del proyecto, diseñó un agujero redondo. El edificio es propiedad del magnate inmobiliario japonés Minoru Mori. En China se interpretó que ese agujero redondo podría ser visto como una representación de la bandera japonesa en el corazón de las finanzas chinas, y no gustó. Así que el arquitecto rediseñó su edificio para no herir sensibilidades. El agujero redondo acabó siendo trapezoidal y ajustándose mucho mejor a la forma de un abrebotellas.
Tan interiorizado está su nombre popular, que en las tiendas de recuerdos del edificio pueden encontrarse a veces abrebotellas con la forma de… “abrebotellas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here