Los Hijos Olvidados de China en el Exterior

0
278

Por: Edgar Castro

El sentimiento de apego a la madre patria es similar al de los latinos que hemos emigrado a tierras extranjeras. Nos duele hasta el alma estar lejos del suelo en que crecimos. Así les pasa a los miles y miles de chinos que han emigrado de la China hacia otras tierras extrañas. Lo ves en sus miradas incógnitas en las calles congestionadas de los Chinatown, en donde ellos se reúnen para no perderse las ultimas noticias de sus familiares que quedaron allá atrás en su recordada China o中國記住, como ellos lo escriben en su idioma Chino. Lo ves en tus compañeros de trabajos chinos cuando les entra la nostalgia de su amado terruño, y todo lo que expresan es sobre el olor de la sabrosa comida preparada en Fujian o Sichuan, o de las inmensas montanas donde tiene su nacimiento el rio Yangtzé.  Este sentimiento se hace más dramático y patético ahora que se aproximan las fiestas del nuevo año lunar chino. Y es en este tiempo cuando los ves a ellos más abiertos a hablar de sus penas y sueños lejos de la madre patria china. Para citar un par de ejemplos, transcribo los sentimientos de dos jovencitas chinas, las cuales conocí en el Coral Gables Hospital, en Coral Gables, Florida, las cuales definieron en breves frases lo que significa estar lejos de su amada china y sus familias:

Yanmei Ma(Terapista Física): Lo defino como Nostalgia. Para esta época me siento un poco triste porque toda la familia en China se reúne en este tiempo. Sin embargo, la Internet aproxima a la gente y la tierra se vuelve más pequeña que nunca! Puedo chatear y verlos a ellos felices. Feliz año nuevo para todos ustedes!

 

Liuhao Mingliu (Enfermera): Extraño mucho a mi familia en Ningbo para esta época!  Quisiera estar junto a ellos…

La diáspora china empezó en el siglo 19 cuando la poderosa dinastía Qing empezó su decaimiento social y político. Llegaron a Australia y desde allí sentaron su base para explorar otras tierras. Desde ese entonces se empezaron a diseminar por el mundo entero, trayendo sus habilidosas artes culinarias, y la experiencia en agricultura y construcción. Cruzaron el estrecho de Bering y se asentaron en las cálidas tierras de California. Se calcula que hacia el año 1851, había más de 25,000 chinos en esta área, la mayoría de ellos trabajando a pleno sol en la época dorada del oro. Fue allí donde empezaron el famoso enclave conocido como Chinatown, el cual se esparció a otras ciudades cosmopolitas como New York y Houston.  De la explotación de oro en California cambiaron a lo que ellos dominaban más, lo cual es el dominio y aprovechamiento de las tierras. Fue entonces cuando el Napa Valley empezó a tomar otra forma gracias a ellos. Alrededor de 1860 más de 10,000 de ellos ayudaron a conectar las líneas férreas que unirían a California con las recién formadas ciudades cosmopolitas en el Atlántico.  De ahí saltaron a ayudar en la construcción del Canal de Panamá.  Hicieron de New York y San Francisco unas grandes urbes con sus grandes puentes y túneles, como el Brooklyn Bridge y el puente sobre la Bahía de San Francisco. Junto con los ingleses transformaron a Australia en lo que es hoy día. Se fueron a Perú y desarrollaron su agricultura y transformaron su comida hasta crear esa delicia culinaria que es el arroz chino chaufa, una parte de su extensa cocina chifa que se vende en la calle Capón del Barrio Chino en Lima. Ellos han jugado un papel bien importante en el desarrollo de la China. Sus remesas enviadas del exterior ayudaron y todavía ayudan al crecimiento de la sociedad familiar y de su país, especialmente desde que las reformas de 1978 empezaron a implantarse en China. Fue ese flujo estable de remesas las que ayudaron en gran parte a pagar por las importaciones que hacia China de alimentos, medicinas y maquinaria. Ser chino conlleva un gran orgullo para aquellos que emigraron hacia tierras extranjeras.  Dejar en alto el nombre de China es algo sagrado para ellos. Aunque como sucede como muchos latinos hoy en día, especialmente mexicanos, ellos fueron perseguidos y marginados por las duras leyes de inmigración de esa época promulgadas en los Estados Unidos bajo el nombre de The Naturalization Act of 1870. Pero a pesar de todo, muchos de ellos eligieron quedarse y prosperar, se amoldaron al sistema norteamericano hasta convertirse en prósperos empresarios y hombres de negocios que hoy en día tienen sus enclaves en sofisticadas áreas como Peninsula Peak al norte de California, o sofisticadas boutiques en el populoso Chinatown de New York y aportan a sus comunidades tanto en América como en China. Como es el caso de Charles B. Wang, el creador del emporio de software Computer Associates,  quien dono dinero para construir el moderno centro de salud Community Health Center in Chinatown, y aporto una substancial cantidad para fundar la escuela de derecho en la Universidad de Suzhou.  Los chinos también se aclimataron en Perú y dejaron sus raíces, las cuales ahora cosechan el duro esfuerzo de sus antepasados. Como el peruano Erasmo Wong, creador de la importante cadena de supermercados Wong y del centro comercial Plaza Norte en Lima.
Pero aunque la generación actual de estos descendientes chinos es más globalizada y con ideas opuestas a la de sus abuelos, todavía mantienen ese apego a la tierra de sus antepasados. Observen el caso de los hijos de chinos nacidos en Norteamérica o el Perú.  Como el caso de Tony Hsieh, creador de Zappos, el genial sitio web de ventas de zapatos. La nueva generación se considera más urbana antes que ser del campo. A diferencia de sus padres la gran mayoría de ellos han asistido a las universidades norteamericanas o peruanas. Por ejemplo, cuando estudie en la New York University había más de dos mil estudiantes de origen chino en un solo campus!  Muchos se separan de sus padres a cierta edad temprana, contrario a lo que pasaba en la China antigua. Muchos de ellos contraen matrimonios inter-raciales. También muchos de ellos viven en uniones extramaritales. Y muchos de ellos les encanta bailar salsa! Pero lo común a todos ellos es ese raro afecto que le guardan a la tierra de sus abuelos o antepasados, así sea que no la hayan pisado nunca. Sin embargo, estos hijos olvidados de la China son los que están poniendo su granito de arena ayudando a la transformación de esa nueva potencia que ha tomado al mundo por sorpresa.  En manos de ellos está el destino y futuro de una nueva China cuando regresen a su 中國記住 .  Xin Nian Kuai Le.

Poblacion China Viviendo en el Exterior (cifras aproximadas en miles)
Brazil 149,000
Canada 1,600,000
Costa Rica 63,000
Cuba 7,000
Estados Unidos 3,350,000
Mexico 30,000 
Panama 130,000, 
Peru 1,300,000

 

Fuentes
http://www.apch.com.pe/  Asociación Peruana China

http://library.thinkquest.org/20619/Chinese.html  Chinese Migration to America

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here