Nueva Ley de Seguridad Social

0
270

Aquellas personas que acumulan años de experiencia en esta civilización saben muy bien, que uno no se puede dormir, porque si lo hace cuando se despierta ya le habrán adelantado todas las tortugas habidas y por haber. Algunos pensaban que después de la “revolución” de Mao y de la “Revolución Cultural”, China se iba a encallar. Sin embargo, el país sorprendió al mundo con Deng Xiaoping quien lanzó una “revolución” económica que ha acabado globalizando el planeta. Desde entonces, China ha seguido creciendo y madurando, y lanzado una serie de leyes en el ámbito laboral (una de las más modernas y progresistas con el asesoramiento de abogados internacionales), de la propiedad y una reforma fiscal.

El gobierno chino quiere modernizar el país en todos los aspectos incluido su sistema fiscal. Como la primera fuente de ingresos del erario público es el impuesto del IVA (más de un 60% de la recaudación), no solo  es la devolución del IVA de las exportaciones un tema enigmático e impenetrable, sino que hace que los cambios y reformas fiscales sean “complejos”. Lejos de asustarse, los legisladores siguen adelante y cada año nos sorprenden con “novedades” previamente lanzadas como “prueba” antes de implementarlas a nivel estatal. El norte sigue siendo modernizar el país, equipararlo a niveles internacionales y sentar las bases del país en un futuro. No iba a ser menos este 2011 pródigo en cambios.

A partir del 1 de julio los extranjeros que trabajan en empresas en la R. P. China cotizan a la Seguridad Social como lo hacen los chinos. No se puede hablar de sorpresa porque incluso se había hecho un “test” en el norte de China con anterioridad. Se ha despejado una de las dudas –y miedos- más grandes al fijarse el máximo de cotización igual que a los empleados chinos, aunque los extranjeros estamos excluidos del “beneficio” que se conoce como “house fundings”. Quedan aspectos importantes por aclarar, pero ya se tiene un sistema más parecido al internacional. Tampoco se sabe cómo un extranjero puede reclamar lo acumulado al regresar a su país tras un período de trabajo en China, pero esperamos se aclare con el debido tiempo. Se van a establecer convenios con otros países -como los que conocemos en Europa- para intercambios y prestaciones, y se quiere llegar a implantar la posibilidad de que una persona sin “hukou” diferente de la ciudad en que trabaja, pueda acumular sus derechos a efectos de pensiones a nivel nacional, algo que ahora mismo parece impensable.

También entró en vigor -solo en la zona de Beijing y de forma “experimental”- a partir de 1 de julio la normativa por la cual las FIES (empresas con inversión extranjera) deben de hacer una provisión a partir del tercer trimestre del 2011 (durante la primera quincena de octubre). La empresa debe guardar el 2% de la masa salarial y con los fondos, proteger el bienestar y los derechos de los trabajadores. Las empresas con más de 25 trabajadores deben crear un sindicato, como ya han advertido a algunas empresas las autoridades, de momento sin sanciones, pero sí indicando el camino a seguir.

 

Otro aspecto que se modifica a partir del 1 de septiembre es el cambio de la escala de gravámenes de las rentas del trabajo personal (IIT, Individual Income Tax), así como del mínimo exento que, aunque han variado las dos partes que lo componen (deducciones necesarias y adicionales) el conjunto es el mismo para los extranjeros. Este concepto y el anterior de la Seguridad Social son los que explican los cambios experimentados, recientemente, en los salarios de los expatriados, así como el incremento de costes de las empresas. La tabla para calcular los impuestos ha reducido las nueve franjas a siete, y se ha aumentado el mínimo exento mediante el cual pagarán más los que tienen menos ingresos, pero sin dejar de estimular el crecimiento de las rentas más bajas. El cuadro queda como sigue:

 

Franja Base imponible (RMB) % Deducción rápida (RMB)
1 igual/menor 1.500 3 0
2 1.500 – 4.500 10 105
3 4.500 – 9.000 20 555
4 9.000 – 35.000 25 1.005
5 35.000 – 55.000 30 3.755
6 55.000 – 80.000 35 5.505
7 mas 80.000 45 13.505

 

No queremos dejar de comentar la gran presión que se hace para que se transformen las Oficinas de Representación en FIES. Esta es una muestra más de que se sigue trabajando para que crezcan los ingresos y se puedan seguir financiando el desarrollo y las inversiones que debe de realizar el Gobierno chino.

Por: Josep Giro

josepgiro@holachina.lat

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here